La herida sanada no es la olvidada, es la que recuerda sin que duela

herida sanada

Todas la personas pasamos por situaciones dolorosas en la vida. Nuestro deseo de superación, de seguir adelante con la vida nos lleva a apartar aquéllas situaciones dolorosas y enterrarlas, en la mayoría de los casos, para que dejen de dolernos. Sin embargo, toda situación enterrada no ha sido elaborada y procesada y saldrá de una manera u otra.

Mediante la psicoterapia podemos acompañar a las personas a enfrentar situaciones dolorosas, actuales y pasadas para que pueda haber una elaboración de estas y la persona pueda desarrollar todo su potencial. Para ello, el Brainspotting nos sirve como herramienta específica para podernos acercar a estas situaciones dolorosas en una situación segura, acompañados por un terapeuta experto y que nos ayude a la reelaboración psiconeurofisiológica de situaciones dolorosas.